Innovaciones permitieron adecuar y fortalecer la enseñanza remota en la Institución

El inesperado cambio de escenario que significó la pandemia llevó tanto a la Universidad como a su comunidad a hacer un giro de 180 grados en los sistemas de educación y aprendizaje. A la hora de los balances, el resultado es positivo.



img

De la sala de clases a la virtual en tiempo récord. Ante la irrupción del COVID-19 nuestra Casa de Estudios tomó las medidas necesarias para modificar su formato de enseñanza presencial a otro cien por ciento a distancia.

Al hacer un balance de la medida adoptada por la Corporación en resguardo de la salud de sus estudiantes y colaboradores, la vicerrectora de Pregrado, Paula Manríquez, sostuvo que “este cambio implicó desafíos enormes tanto para autoridades y equipos técnicos, para ofrecer un soporte tecnológico que hiciera factible esta demanda, como para docentes y estudiantes que se vieron en un escenario nuevo, desconocido para muchos y con requerimientos muy distintos a los acostumbrados”.

La autoridad recordó que, con ese propósito, la Institución implementó una serie de cursos, recursos y capacitaciones (http://www.educacionadistancia.utalca.cl/) destinados a apoyar a los profesores en su labor de rediseñar sus módulos, a fin de convertir a la tecnología en una aliada para mantener la calidad de la formación.

“Es así como durante las primeras tres semanas se registraron 3.392 asistencias de profesores a alguna capacitación, las cuales se focalizaron en la organización de la docencia a distancia, herramientas y uso de la plataforma Educandus, herramientas de videoconferencias y otras aplicaciones tecnológicas relacionadas con la enseñanza y la evaluación. También se implementó una mesa de ayuda”, observó.

Innovaciones

Manríquez destacó los esfuerzos realizados por parte de Directores de Escuela y docentes para adecuar la enseñanza, lo que se vio reflejado en el catastro realizado por la Vicerrectoría de Pregrado que permitió identificar áreas claves de intervención.

Indicó que a partir de ello “se realizaron diversas acciones y estrategias para abordar la formación remota, algunas de las cuales son generales para todas las carreras y otras específicas de acuerdo a las necesidades específicas de cada una”.

En cuanto a los ámbitos intervenidos indicó que lo primero fueron las adecuaciones curriculares. “Se entregaron los lineamientos a las carreras para que se ajustaran a la modalidad a distancia teniendo en cuenta los compromisos formativos”, explicó.

Una segunda línea se centró en la capacitación y apoyo docente. “Se efectuaron múltiples capacitaciones en herramientas tecnológicas específicas como videoconferencias, manejo de la plataforma LMS institucional, edición de videos e imágenes, metodologías de enseñanza en educación a distancia, entre otros. También se implementó una mesa de ayuda”, manifestó.

Un tercer punto fueron los ajustes en las evaluaciones, mientras que el cuarto consideró la incorporación de simulaciones y ajustes en laboratorios y salidas a terreno. “Se hicieron adecuaciones de distinto tipo como simulaciones, uso de software, laboratorios en casa con materiales cotidianos, entre otros”, mencionó.

Manríquez dijo que la quinta arista fue la adaptación de prácticas (clínicas, intermedias, profesionales, jurídicas). “Las principales innovaciones tuvieron relación con realizarlas en modalidad a distancia, acompañando a un profesional en su quehacer, como por ejemplo las carreras de pedagogía, o con consultas remotas, como fue en el caso del área de la salud”, indicó.

Como sexta área se abordó la incorporación de recursos tecnológicos a la docencia. “La Universidad habilitó sistemas de videoconferencias y reforzó algunas funciones de la plataforma LMS para facilitar la comunicación entre docentes y estudiantes. También se realizaron capacitaciones del uso de herramientas tecnológicas gratuitas para incorporar en las clases como mentimeter, kahoot, etc.”, puntualizó.

Aprendizaje

Como séptimo recurso la vicerrectora nombró la adopción de metodologías activas de aprendizaje. “Este punto se relaciona estrechamente con la necesidad de abordar los aprendizajes de forma no presencial y al mismo tiempo reducir la cantidad de horas de conexión sincrónica, pero logrando aprendizajes significativos. Es así como los docentes incorporaron una serie de metodologías de enseñanza, que no utilizaban anteriormente. Entre ellas se destaca la clase invertida, aprendizaje basado en casos, aprendizaje basado en proyectos y trabajo colaborativo en redes”, manifestó.

Una octava innovación estuvo en el ámbito del deporte. “La UTalca tiene en todas sus mallas curriculares cursos deportivos y en este contexto se definieron ajustes tanto en las metodologías como en las evaluaciones”, expuso.

En último término, la autoridad destacó el apoyo y acompañamiento brindado a los/as estudiantes, entre los cuales mencionó “la creación de fondos para asignar becas de conectividad que permitieran a los estudiantes contar con una red de internet adecuada a los requerimientos formativos, adelantar la entrega de computadores a los estudiantes que cumplieran con los requisitos de creditaje, realización de talleres en el uso específico de softwares y mesas de ayuda en aspectos tecnológicos”.

Tras este resumen, Paula Manríquez dijo que “como se puede apreciar, el esfuerzo realizado por la Universidad para mantener la calidad de la formación y su correlato en la dedicación, creatividad y compromiso de los docentes en todas las carreras da cuenta de la comunidad académica con la que contamos y de la que estamos orgullosos”.

Subrayó que “sin duda que ha sido un año lleno de aprendizaje y no exento de errores. Por ello ya hemos planificado una serie de acciones a realizar en enero tendiente a apoyar a nuestros docentes para que puedan revisar y reflexionar sobre su práctica pedagógica y hacer cambios para enfrentar el 2021 más renovados considerando la salud mental de nuestros jóvenes para también asegurando su formación profesional”.

Apoyo integral

Las medidas adoptadas para el desarrollo académico de los/as estudiantes fueron acompañadas por un importante despliegue destinado a velar por su bienestar.

En este ámbito, la Vicerrectoría de Desarrollo Estudiantil no solo mantuvo, sino que, además, reforzó las prestaciones dirigidas a alumnos/as de todos los campus, brindando en 2020 más de 4 mil atenciones psicológicas y vinculadas al plan de promoción y prevención en salud -enfermería, obstetricia, medicina, nutrición y odontología-, las cuales se efectuaron a través de la vía digital.

Además, se mantuvo un constante calendario que consideró el desarrollo de 60 actividades online -como talleres para el manejo del estrés, deportivos, alimentación saludable, entre muchas otras-, en las cuales participaron más de 2.200 jóvenes.

De forma paralela, se realizó un importante despliegue informativo en redes sociales a fin de entregar información para ayudar a los estudiantes a enfrentar el contexto generado por la pandemia, lo cual incluyó la campaña de prevención al suicidio “Vamos Juntxs en la UTalca”.

 


Debe estar registrado para poder comentar.

Keywords: