Académicos crean equipo portátil para medir porosidad de materiales para mascarillas y otros insumos

El dispositivo entrega información que permite caracterizar la superficie de las materias primas utilizadas para fabricar elementos de protección para la pandemia por Coronavirus y algunos fungibles de uso médicos.



img

Un equipo de académicos de la Universidad de Talca está fabricando un instrumento portátil -y de bajo costo- para medir la porosidad de materiales utilizados en la construcción de elementos de protección personal (EPP), como filtros, mascarillas, además de piezas impresas en 3D que puedan ser utilizadas durante esta pandemia, por ejemplo algunas que se impriman para la fabricación de ventiladores.

La iniciativa se enmarca dentro de las acciones que realiza la red FABTEC Covid19, un consorcio de más de 30 universidades e instituciones públicas y privadas que están colaborando en el desarrollo de soluciones tecnológicas para la pandemia.

“Queremos aportar a la tecnología que se está desarrollando para enfrentar al coronavirus. La idea es tratar de tener un método experimental validado que permita medir el tamaño de los poros de algunos materiales para poder saber si es factible utilizarlos como una barrera de protección frente al virus”, expresó el profesor de la UTalca, Igor Ruiz-Tagle, quien participa de la iniciativa.

Prototipo

El instrumento, que cuenta con una versión en prototipo construida por el académico Ambrosio Olivos, es de bajo costo y forma parte de un “banco de pruebas” que desarrollan los académicos para hacer distintos tipos de ensayos sobre mascarillas u otros materiales. “Esperamos que estos ensayos puedan ser certificables a largo plazo para evaluar los materiales, para ver la factibilidad de homologarlos a cierta normativa, lo que da un respaldo de seguridad”, indicó Héctor Quinteros, otro de los profesores de la UTalca involucrado en el proyecto.

El académico explicó que con el aparato se puede medir la permeabilidad de materiales, que van desde telas hasta los entramados o mallas que se generan en las impresiones 3D y que son la base para la construcción de piezas de distinto tipo. “El sistema es muy sencillo, se basa en el principio de capilaridad, usamos un gas a presión y lo hacemos pasar a través del material que estudiamos, midiendo la presión necesaria para que el gas llene los poros del material a medir. Mediante este tipo de ensayos podemos incluso determinar la distribución de tamaños de los poros presentes. De esta manera, podemos tener certeza de que el material es una barrera eficaz para proteger a quien lo usa y también para evitar la propagación de aerosoles producidos, por ejemplo por la tos, que puedan propagar el virus”, señaló Quinteros.

Una de las características del equipo es su portabilidad, ya que los científicos de la UTalca buscan que pueda ser fácilmente manipulable y que se pueda implementar en diversos espacios donde requieran estas mediciones, como pueden ser los servicios de salud.

“La idea es determinar o poder clasificar los materiales de acuerdo a su grado de porosidad, con ello podemos tener certeza para qué tipo de protección se puede utilizar, por ejemplo, si sirve para un material particulado PM2.5, que es el que se genera durante el invierno con la polución por estufas a leña o si puede contener material biológico o si sólo sirve para partículas superiores a PM5, que son de mayor volumen”, explicó Ruiz-Tagle.

Una de las aplicaciones posibles, podría ser el analizar el comportamiento en relación a la porosidad de las mascarillas utilizadas que hayan pasado por un proceso de sanitización o esterilización, lo que podría implicar analizar la factibilidad de reutilización de alguno de estos productos. Actualmente, los mismos académicos están trabajando en una variación de este experimento que permitirá medir la porosidad con más precisión y en un equipo que permita caracterizar la retención de un material de manera directa.



Debe estar registrado para poder comentar.

Keywords: